No es el agua de París …

Hablemos un poco sobre las expectativas…

El conocimiento de este tema lo tengo de varios años atrás, cuando insistentemente tenia discusiones en mis relaciones interpersonales porque nunca estaba satisfecha, si, satisfecha, nunca. O por lo menos así lo veían las personas de las que esperaba algo…

Yo por mi parte, me daba cuenta en mi introspección, que el problema real eran MIS expectativas. No era que me lo dieran todo y yo no estuviera satisfecha, tampoco era un problema de la persona con la que tenía una amistad o una relación sentimental, era un tema de lo que esperaba y NO recibía porque claramente lo que esperaba salía de los cuentos de los hermanos Grimm o algún libro sobre una mujer enamorada a la que conquistaban.… y así con los años fui entendiendo que debía manejar mis expectativas

Para llegar a Paris, con “el hombre perfecto”, “la vida perfecta” en “ la ciudad perfecta” y con cero opción de “quejarme” porque ajá, ¿quién se queja viviendo en Paris? Pues bueno, yo: porque no es un tema del agua que sabe raro, ni del quesito que no hay porque hay 30000 quesos “mejores”. Tampoco de que oscurezca a las 11:00 pm y sea agotador con dos bebes de menos de dos años.

Se trata de las expectativas VS realidad. De no ser turista en un lugar donde TODOS aman ser turistas. Yo vine a vivir a la ciudad de mi novio, donde está toda su vida antes de mi, vida que no me gusta, vida a la que no le gusto, para empezar.

Estar aquí es recordar diariamente que aunque durante tres años vivimos en mi vida felices y contentos, hoy se siente con toda la fuerza que en su vida, muy poco somos bienvenidos.Estar aquí es un recordatorio de que aunque Alicia y Noah tienen tia, ella no los quiere y de que aunque Matt tiene los mejores amigos de toda su vida, tampoco quieren a Ali y Noah, y eso lo único que hace es que yo quiera salir corriendo para mi lugar feliz donde a mis hijos los adoran y los valoran. Entonces, ajá, no es el agua, y si, es más rico llorar tomando vino francés que aguardiente, o no, no pienso.

El punto de toda esta chachara es que aquí estoy otra vez, retándome con las expectativas. También aprendiendo un poco de la maldad humana, eso si. Si algo he aprendido desde que estoy con Matthieu es que la gente mala existe (no la vamos a nombrar aquí porque empieza a joder)… así que dejo a un lado las expectativas de familia feliz, amigos cerquita (que siempre fue importante para mi) para entender que a veces no funciona así y a veces te toca sola, en otro país, lejos de todo, tu, sola.

Por el momento Paris y yo estamos mejor. Ya nos hacemos ojitos y nos anhelamos, tipo: ¿qué vamos a hacer hoy? ¿por qué callecita mágica caminamos un rato? … nos falta el primer beso y no desear estar en ningún otro país, pero cada día estamos más cerquita de eso…

… desde el Pais de pañales, teteros, vino, música y pan:

¡Feliz viernes Paris!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Comments (

0

)

A %d blogueros les gusta esto: